Un paso del Negro al Rosa
Mi dilema de todos los días

¿Hás pensado que a veces no encajas?


Este es mi dilema, de un negro a un rosa.
¿Cómo es posible que una niña que le guste el metal, vestirse ruda y que solo le guste comer sin arrepentimientos, pase de la noche a la mañana a gustarle los colores calidos, pasteles y comer cosas dulces y saludables?

Esta soy Yo. Mi nombre es Ammy y tengo gustos peculiares *cofcofcof* 

contador